Welcome to the CCO Site

Thank you for your interest in CCO content. As a guest, please complete the following information fields. These data help ensure our continued delivery of impactful education. 

Become a member (or login)? Member benefits include accreditation certificates, downloadable slides, and decision support tools.

Submit

Mi perspectiva sobre cómo la COVID-19 ha afectado la atención de pacientes con VIH en México

Leticia M. Pérez Saleme, MD

President
CISIDAT Consorcio de Investigación en VIHISIDA y Tuberculosis A.C.
Infectious Diseases Consultant
Cuernavaca, Mexico


La Dra. Leticia M. Pérez Saleme ha informado que cobró honorarios por asesoramiento de Gilead Sciences y Merck, y honorarios por servicios no relacionados con educación médica continua/educación continua (CME/CE) de BD, Gilead Sciences, Janssen, Sandoz y Siegfried.


View ClinicalThoughts from this Author

Released: December 31, 2020

Son diversos los factores que han afectado el tratamiento y la atención del VIH en México durante la pandemia de COVID-19; algunos factores están vinculados a los pacientes, otros a instituciones y sistemas de atención médica, y otros al personal sanitario, incluidos médicos, personal de enfermería y servicios sociales. A continuación, compartiré mi experiencia con cada uno de estos factores.

Factores vinculados a los pacientes
Muchos pacientes decidieron no asistir a la clínica por temor a contagiarse de COVID-19, lo que derivó en la suspensión de su tratamiento antirretroviral (ARV). Los pacientes ni quieren ir al laboratorio para realizarse sus pruebas (por ejemplo, cargas virales y recuentos de células CD4+) por temor a exponerse al SARS-CoV-2 y, por este motivo, ahora estamos atendiendo pacientes que no han tenido un seguimiento de laboratorio durante más de un año.

Muchos pacientes perdieron su trabajo y, como consecuencia, también perdieron su seguro de salud financiado por su empleador (por ejemplo, IMSS o ISSSTE). Entonces tuvieron que transferirse a otros planes de cobertura médica, como el que ofrece el Ministerio de Salud (INSABI), o a un seguro de salud privado. Durante la transición a un sistema de cobertura médica diferente, algunos pacientes perdieron la atención de seguimiento y otros ni siquiera obtuvieron otro seguro.

Factores institucionales
Desde marzo hasta agosto de 2020, muchas clínicas de VIH en México suspendieron todas las consultas ambulatorias en persona y optaron por proporcionar citas por teléfono o por videollamada solo según lo recomendado por las pautas de la Secretaría de Salud. Si bien la evaluación de cargas virales y recuentos de células CD4+ en pacientes controlados a nivel viral se suspendió, el inicio de tratamientos o la evaluación de personas sin control viral continuó. En agosto, la Secretaría de Salud recomendó retomar las evaluaciones de cargas virales y recuentos de células CD4+ en todas las personas con VIH, programar citas para evitar aglomeraciones, y continuar teniendo en cuenta las condiciones locales de la pandemia.

La mayoría de las clínicas solo continuaron surtiendo formularios de farmacia (receta resurtible) para un mes de ART. Algunas clínicas les proporcionaron formularios de farmacia a los pacientes y esto les permitió ir al departamento ambulatorio cada 3 meses en lugar de cada mes, pero los pacientes debían seguir yendo a la farmacia cada mes para obtener sus medicamentos. Debido a la escasez de muchos medicamentos, muchos pacientes se vieron obligados a cambiar su tratamiento ARV por lo que ofrecía la farmacia cuando iban a la clínica. En general, la infraestructura sanitaria ha estado saturada y la disponibilidad de camas hospitalarias para pacientes con otra enfermedad que no sea la COVID-19 ha sido muy limitada.

Personal sanitario
Si bien muchas clínicas contaban con suficiente personal y servicios sociales para contactar a los pacientes, el decreto presidencial exigía que el personal vulnerable (incluidas mujeres embarazadas y lactantes, personas con riesgo de desarrollar enfermedades graves, personas con una enfermedad o un tratamiento farmacológico que inhibe el sistema inmune, personas con enfermedades crónicas no transmisibles, personas con discapacidades y adultos mayores de 65 años) permaneciera en su casa y el personal sanitario que corría riesgo de contagiarse de COVID-19 recibió una licencia de 6 meses o más. Esto causó una disminución repentina de personal en la mayoría de las instituciones y dificultó aún más la comunicación con pacientes que habían perdido su seguimiento. Lamentablemente, algunos de nuestros proveedores de atención médica experimentados fallecieron por COVID-19 y el nuevo personal sanitario tiene muy poca experiencia en el tratamiento del VIH.

Mientras la pandemia continúa, estamos aprendiendo cómo abordar cada uno de estos factores. No obstante, todavía queda por verse cuáles serán las consecuencias a largo plazo para los pacientes con VIH en México.

Su opinión
¿Han afectado estos factores su capacidad para brindar atención adecuada a los pacientes con VIH durante la pandemia de COVID-19? Responda la pregunta de la encuesta y comparta su opinión en la sección de discusión.

Leaving the CCO site

You are now leaving the CCO site. The new destination site may have different terms of use and privacy policy.

Continue